Té para el insomnio

insomniote

Antes de tomar un té para el insomnio, debemos de saber que él insomnio es el desorden del sueño más común. Los que lo padecen no pueden dormir o tienen un sueño muy ligero. Antes de presentaros los mejores remedios naturales para combatirlo, os contamos algunas de sus principales causas:

Interrupción del ciclo del sueño y la vigilia: lo que coloquialmente decimos tener “el sueño cambiado”. La alteración de los hábitos y los horarios a la hora de dormir (por jetlag, dolores o molestias por la noche, horarios de trabajo nocturnos, etc.) provoca somnolencia de día e insomnio de noche.

Ingestión de algunas sustancias excitantes: el café, el alcohol, los refrescos, el té y algunos fármacos aumentan las posibilidades de sufrir este desorden.
Estrés: las preocupaciones y problemas, la falta de tiempo, las prisas, la inmediatez por querer realizar alguna actividad o tarea … todo esto provoca estrés y, en consecuencia, hace que nuestra calidad de vida y del descanso peligre.
Alteraciones psiquiátricas: las personas que las padecen pueden presentar insomnio crónico. La depresión, bipolaridad, ansiedad, psicosis o dependencia a alguna sustancia-alcohol o drogas- dificultan el sueño.
Ahora que ya conoces los principales factores que provocan el insomnio, os presentamos los mejores preparados de plantas medicinales que le ayudarán a conseguir un sueño profundo sin efectos secundarios:

Remedios naturales para el insomnio

Té de Amapola (Papaver Roheas)
Es de las más populares para combatir el insomnio, ya que es una planta que tiene la capacidad de relajar y, al mismo tiempo, provocar un sueño profundo y duradero. Así pues, si buscas dormir varias horas de un sueño reparador, esta es tu planta medicinal preferida.

Preparación: Se deben utilizar sólo 2 gramos de flores por cada taza de agua hirviendo, y beber después de diez minutos de reposo y posterior filtración. Consume una taza antes de dormir durante dos días seguidos y verás los resultados.

Té de flor de la pasión o pasionaria (Passiflora caeurulea)
Especialmente recomendada cuando la situación de desasosiego no nos permite conciliar el sueño y padecemos de insomnio. Se puede utilizar también con niños o con personas mayores, incluso con tratamientos prolongados, lo que les permitirá descansar mejor por la noche.

Muy aprovechable para ayudar a aquellas personas que están teniendo un tratamiento contra la depresión o que tienen tendencia a mostrarse tristes. También muy útil para calmar los nervios en situaciones estresantes: época de exámenes, presentaciones en público, etc.

Preparación: infusión de un par de cucharadas de la planta seca por medio litro de agua. Beber un par de tazas pequeñas al día.

Té de valeriana (Valeriana officinalis)

La valeriana es antiespasmódica, hipnótica y sedante. Se utiliza para combatir la ansiedad, estados nerviosos e hiper-excitación, irritabilidad, neurastenia, neurosis, insomnio, arritmias, taquicardias y trastornos nerviosos de la menopausia (climaterio). Mejora el humor y la concentración.
La valeriana ayuda a la conciliación del sueño.

 

Té de Melissa (Melissa officinalis)
Además de calmar los nervios, la melisa tiene propiedades narcóticas. Todo ello resulta curioso cuando se tiene problemas para dormir.

Preparación: infusión de una cucharada por vaso de agua durante quince minutos. Un vaso media hora antes de irse a la cama. O poner tres gotas de esencia en azúcar y tomar 30 minutos antes de acostarse.
Té de Menta (Mentha piperita)
La menta piperita se utiliza para calmar las palpitaciones cardíacas. Se puede utilizar de la misma manera para paliar los efectos psicosomáticos de la depresión o para conciliar el sueño.

Preparación: beber un vaso de agua caliente con unas gotas de su esencia.
La Melatonina
La Melatonina es una sustancia natural producida por la epífisis . Actúa de forma directa en la glándula pineal conservándola muy bien y y ayudando en contra del envejecimiento. La glándula pineal, coniderado un órgano situado en él cerebro, que se conecta al cerebro y al sistema neuroendocrino-hormonal.

Actúa directamente sobre el sueño, ya que es una sustancia natural que determina el ciclo sueño-vigilia. Además es una sustancia que no tiene ningún efecto secundario y carece de efectos colaterales.

Algunos hábitos que ayudan a dormir mejor:
  • No tomar estimulantes (café, chocolate, té, etc.).
  • No tomar alcohol (aunque puede provocar sueño, provoca seguidamente insomnio).
  • Evitar una actividad intensa o una cena demasiado abundante antes de ir a dormir. Pero una actividad física
  • Moderada durante el día facilita el sueño.
  • Procurar dormir en el mismo lugar, sin luz y ruido.
  • No suplir la falta de sueño nocturno con siestas.
  • Practicar técnicas de relajación.

Leave a Reply